Nazarenos en el este de África capacitan y equipan a refugiados para ministrar

Michelle McLane
Thursday, September 29, 2016
Ante más de medio millón de refugiados que buscan refugio a través de la región noreste de África, los experimentados misioneros nazarenos Gabor* y Tafui* Buhari están utilizando maneras innovadoras para servirles, incluyendo transmisiones radiales, capacitación en artesanías y el reunir a miembros de familias separadas.
 
Radio Internet de refugiados
Una de las herramientas que ha resultado más efectiva es el ministerio radial. A través de la radio, Gabor, Tafui y sus compañeros están alcanzando áreas tanto cercanas como lejanas, especialmente aquellas a las que no es seguro viajar. Los nazarenos en el este de África transmiten programas radiales a través de Transmisiones de Misión Mundial en 11 idiomas nativos, alcanzando a miles de escuchas cada semana. En forma contraintuitiva, los programas radiales que son emitidos para alcanzar a campos compuestos de refugiados y comunidades locales de otros grupos de fe no incluyen mensajes explícitos del evangelio. Existe una falta de apertura al cristianismo por parte de estos grupos. Por el contrario, los programas cubren temas como la reconciliación, la paz, la esperanza, el amor, la higiene pública, relaciones interpersonales, la familia y el matrimonio. A través de estos temas neutrales, las personas ven suplidas varias necesidades y cada mensaje les lleva el consuelo de Dios.
 
“Tienen miedo,” Gabor explica. “Les falta paz, así que hablamos acerca de la paz. Les falta amor; hablamos del amor. Les falta esperanza; hablamos acerca de la esperanza.”
 
ImageDe hecho, los refugiados han sido tocados tan profundamente por el amor de Cristo mediante la radio nazarena, que ellos ahora dirigen muchos de los programas producidos, escribiendo y grabando programas para alcanzar a sus comunidades. Entre 60 y 65 programas son creados cada tres meses. Éstos son publicados en el sitio web isoundcloud.com y el perfil de Facebook del Área Este de África, y se anima a los pastores a descargar y transmitir los programas en sus áreas locales.
 
Ofreciendo seguridad
El ministerio a refugiados en el este de África consiste en mucho más que la radio. Las necesidades físicas dentro de los campos de refugiados son sobrecogedoras. Existen solicitudes constantes por alimentos, recursos materiales, y ayuda para encontrar a seres queridos extraviados.
 
Cuando Tafui se encontró con mujeres y niños refugiados de los campapentos, ella se sintió sacudida por las complejas situaciones que trajeron sufrimiento a sus vidas cotidianas.
“Me di cuenta de que las mujeres y los niños refugiados se veían más afectados por su falta de seguridad,” dijo Tafui.
Las mujeres jóvenes son víctimas del tráfico de seres humanos, y los niños refugiados a menudo carecen de una educación básica.
 
“Ellos sufren la falta de recursos suficientes y de seguridad en su área. Son víctimas de violaciones, del tráfico... Así que pasé un tiempo junto a algunos de ellos. Ellos compartían sus dilemas. Compartían sus desafíos. Compartían su sufrimiento.”
 
Al ver sus necesidades, Tafui comenzó a orar. Ella discutió estos problemas con líderes de la iglesia, con líderes refugiados y con líderes locales de la Agencia para Refugiados de las Naciones Unidas. En las culturas del noreste de África, las mujeres son vistas como responsables de proveer para el bienestar de la unidad familiar. Estas mujeres necesitaban sentirse útiles y productivas. A través de la ayuda de una fabricadora profesional de collares, proveniente de la congregación francesa de la Iglesia Central de Refugiados, ellas comenzaron el grupo de collares titulado “Capacitadoras Capacitando.”
 
Al realizar esta tarea, las mujeres ocupan sus manos y se dedican a crear. Sin embargo, el mayor propósito del grupo es el capacitar a mujeres para convertirse en líderes dentro de las áreas más bajas donde vive la comunidad de refugiados, para así articular mensajes cristianos de esperanza, amor y paz en sus comunidades. Luego se las anima a capacitar a mujeres más jóvenes. A través de esta reunión con propósito, así como mediante reuniones semanales de oración y estudio de la Biblia, los Buhari y sus compañeros están descubriendo otra manera creativa de llevar el mensaje del evangelio a todas partes.
Reuniendo familias
Muchos casos de refugiados involucran a uno o más miembros de una familia que huye a través de fronteras, separándose de sus cónyuges, padres, hijos u otros seres queridos.
Un hombre se convirtió en refugiado al desertar el servicio militar. Él se encontró con el mensaje del evangelio a través de un grupo de estudio bíblico y oración, y decidió que debía regresar con su familia. Sin embargo, él se enfrentaba a la posiblidad de ser castigado por su gobierno debido a su deserción. Durante varios meses, Gabor y Tafui oraron con el hombre por su seguridad y la de su familia. Finalmente, cuando él regresó a su hogar, el gobierno le ofreción armisticio. Luego de algún tiempo, su esposa se convirtió en cristiana y su familia comenzó a aceptarlo a él como cristiano. Ahora él es líder de una iglesia "subterránea" en el área donde vive.
Mientras que el ministerio continúa, los Buhari reconocen varios desafíos. Los gobiernos locales y estatales se muestran frecuentemente inestables; las comunidades y familias carecen de seguridad, y a veces se encuentran en peligro crítico. Además, el viajar se hace dificultoso debido a las regulaciones que cambian continuamente; los formularios y documentos necesarios para viajar son escasos. Es esencial contar con métodos de viaje seguros y legales para que las familias se puedan volver a encontrar y para los reugiados que se arriesgan a volver para compartir el mensaje de Cristo con sus familias.
 
En forma adicional, los recursos ministeriales son escasos, especialmente los materiales de capacitación y enseñanza. Esto hace que se dificulte la equipación y capacitación de nuevos líderes.
 
Sin embargo, Dios hace milagros. Incluso personas que no tienen acceso al mensaje del evangelio están escuchando gracias al Espíritu Santo. Muchas personas han testificado el encontrarse con Jesús mediante sueños y visiones. Cinco años atrás, un hombre se convirtió en seguidor de Cristo a través de una visión de Jesús. Aunque el hombre no tenía aceeso a la Biblia, a través de estas visiones y al leer el libro santo de otra fe, sus ojos fueron abiertos y se dio cuenta de que Jesús era el Mesías. Ahora él es presentador radial, maestro y pastor de un grupo de estudio bíblico y de oración.
 
Los Buhari agradecen las oraciones de todos alrededor del mundo. Hay mucho para hacer, y la participación de la comunidad nazarena es muy necesaria.
 
“Animamos a todos los nazarenos,” dice Gabor, “a abrir sus hogares, sus iglesias, sus corazones a los refugiados – para conectarlos con Jesús.”

*Los nombres han sido cambiados y la ubicación exacta ha sido omitida por motivos de seguridad