Article
 

Iglesia francesa atrae a nuevas personas mediante cambios

By on
Printer-friendly version

Image

Montpellier, Francia – Una serie de pequeños pero muy importantes cambios ha permitido más que duplicar la asistencia de ciudadanos franceses a la iglesia nazarena de Montpellier en años recientes, pasando de una asistencia regular de 20 personas a formar un grupo principal de 50, sumándose entre 20 y 30 concurrentes adicionales que se congregan normalmente los domingos.

Para la Iglesia del Nazareno en Francia, este progreso es destacable. Los cambios en Montpellier, iniciados por el pastor Didier Vallee y su esposa Shannon, son a lo que los misioneros comúnmente se refieren como “contextualización.”
 
Didier es de nacionalidad francesa y pastoreó en la Iglesia Metodista Libre en Francia antes de convertirse en nazareno. Él, mejor que muchos otros, entiende cómo piensa la gente francesa y qué es lo que necesitan en una iglesia.  Esta perspectiva dio lugar a los cambios en la iglesia de Montpellier, los cuales incluyen un nuevo nombre y letrero de la iglesia, una sotana litúrgica que él utiliza al servir comunión, y sus esfuerzos por proveer a sus concurrentes de una educación teológica de estilo académico.
 
El cambio de nombre (pasó a ser “Capilla Protestante de Montpellier” en lugar de “Iglesia Evangélica del Nazareno”) ayudó a disipar la sospecha de los franceses de que la congregación era una secta.
 
“Anteriormente, cuando se llamaba ‘Iglesia Evangélica del Nazareno,’ la gente no venía,” dijo Didier.
 
El registrarnos como miembros de la Fédération Protestante de France (Federación Protestante de Francia) y el Conseil Méthodiste Mondial (Concilio Metodista Mundial) también ayudó a darle a la iglesia credibilidad como un grupo legal reconocido por el gobierno.
 
Pero los cambios no se limitaron a títulos y membrecías. Didier comenzó a hacer énfasis en la liturgia y los rituales, así como en iniciar un estudio bíblico quincenal los días jueves, el cual es decididamente académico. Todo esto suplió la necesidad del creyente francés por encontrar una autoridad competente, una adoración serena y reflexiva, y una fé orientada al intelecto.
 
“Los rituales les aseguran que el pastor es una persona que ha sido educada (…) para ellos la educación es muy importante,” dijo Didier.  “Los franceses empiezan utilizando su lógica para luego proceder con sus corazones.”
 
Pero está alcanzando sus corazones. “La gente está expresando gozo en su relación con Cristo en sus vidas,” él dijo.
 
Una mujer anciana, quien empezó a asistir a la iglesia en años recientes le dijo a Didier, “finalmente encontré la alegría en mi fé.”
 
Ella, así como otros concurrentes, vino de otra iglesia en la ciudad.
 
“Hemos recibido varias parejas que han venido de (iglesias problemáticas) quienes han sido devastadas por (líderes déspotas) y (aquí) han encontrado que su estabilidad y su alegría han sido restauradas,” dijo. “El hecho de que están en un estudio estructurado de la Biblia les ha hecho encontrar paz nuevamente.”

ImageAl principio, a Didier le pesaba la idea de atraer a gente de otras iglesias hacia la suya, a pesar de que llegaran a conocer la Iglesia del Nazareno y que lo hicieran por su propia iniciativa. Le preocupaba estimular una mentalidad consumista comúnmente conocida como “saltar de iglesia en iglesia.”

Hace un año, cuando cuatro nuevas parejas llegaron de otra iglesia, tuvo una epifanía: él no debería rechazar a nadie que tuviera hambre espiritual.
 
“Cuando el Señor cambió mi punto de vista al respecto, la iglesia experimentó una explosión. Como habían encontrado la paz, la gente a su alrededor pudo presenciarlo y preguntaban, ‘¿Por qué? ¿Qué pasó? ¿Adónde están yendo?’ Y comenzaron a testificar nuevamente a sus amistades porque no estaban avergonzados de su iglesia.”
 
Las actividades se han expandido a una reunión mensual de oración, la cual es concurrida por entre 15 y 20 personas, un desayundo mensual para hombres y una clase teológica, a la cual se presentan nueve estudiantes durante tres horas por sesión. La clase está entrenando a nuevos líderes laicos.
 
Una pareja comenzó a concurrir luego de que el esposo visitara el desayuno para hombres en varias ocasiones.
“Los servicios de la iglesia, siempre edificantes y balanceados en cuanto a adoración, liturgia y sermones sobre la vida espiritual, me han devuelto el gusto por la vida dentro de la iglesia,” dijo Patricia Meslem. “El apoyo silencioso es transmitido por el amor de muchos en la capilla; los estudios bíblicos abiertos son emocionantes y permiten que uno comparta, manteniendo su perspectiva personal. Siento paz en mi corazón al invitar gente, dado que tengo pasión por ver gente ser ‘salva;’ necesitaba una iglesia sólida, que sea iglesia en todo tiempo y donde pueda invitar a mis amigos y vecinos.” (Lea el testimonio completo de la Sra. Meslem aquí).
 
El Edificio de la iglesia se está llenando a tal punto que están considerando dividir el servicio en dos este invierno. El año pasado, un servicio de cánticos navideños atrajo a más de 100 personas, “lo cual es raro para el francés, especialmente el venir a cantar en inglés,” dijo Shannon.
Share/Save/Bookmark Printer-friendly version  |  RSS