Entrevista: Líder de Película JESÚS reflexiona acerca del 20o aniversario del ministerio

Joy Forney
Monday, January 30, 2017

Este año, el ministerio celebra su 20o aniversario. La revista ENGAGE se reunió con el director ejecutivo de la APJ, Brian*, para reflexionar acerca de lo que Dios ha hecho durante el correr de las últimas dos décadas y para vislumbrar lo que ha de venir.

ENGAGE: Brian, tú has hestado con la APJ desde el principio. ¿Podrías tomar un momento para contarnos tu historia junto a la organización?

ImageBRIAN: Mi historia comenzó cuando un grupo de laicos, quienes se encontraban trabajando para el ministerio Cruzada Estudiantil para Cristo, de la APJ, se acercaron a la Iglesia del Nazareno debido a que ellos eran nazarenos, y preguntaron si podíamos trabajar juntos. Como yo tenía un trasfondo en el área de los medios, se me pidió que liderara este ministerio. Desde el inicio, hemos estado intentando poner los medios en manos de habitantes locales alrededor de todo el mundo para que puedan alcanzar a sus vecinos de forma más eficiente.

ENGAGE: Con una historia tan larga estoy seguro de que han habido muchas maneras en las que has visto a Dios obrar en tu vida. ¿Cómo sientes que Dios te ha transformado como líder durante estos últimos 20 años?

BRIAN: Una transformación de veinte años es difícil de describir, ya que esto ocurre minuto a minuto. Lo más grande que he descubierto acerca de mí mismo es que no puedo darme por vencido. No se puede renunciar a la Gran Comisión. Se nos ha dado una comisión y un mandamiento de ir — de alcanzar áreas y grupos humanos que no han sido alcanzados en 2 mil años.

Un par de cosas más que he descubierto acerca de mí mismo es que debo ser paciente con el proceso, pero también debo ser directivo en cuanto a los objetivos. Si puedo dar dirección y si puedo ayudar a equipar a los santos para el servicio de todos alrededor del mundo, entonces me siento realizado. Pero esa dirección debe ser orientada al objetivo y basada en la visión. Esto requiere de paciencia cuando estamos trabajando con varias culturas—hay esfuerzos que explotan en tu cara debido a cambios en el gobierno o por hambrunas, sequías o pestilencia. Pero sin importar los cambios que ocurran, la gente sigue allí y necesita de Jesucristo.

ENGAGE: Reflexionando acerca de estos 20 años, ¿qué te ha sorprendido acerca de la manera en que Dios ha desarrollado la APJ?

ImageBRIAN: La APJ comenzó con una visión de ayudar al proyecto Película de Jesús, del ministerio Cruzada Estudiantil para Cristo — el ayudar a que todo el mundo tenga la oportunidad de ver la Película JESÚS. Cuando se acercaron a nosotros, ellos tenían la película en aproximadamente 600 idiomas. Su objetivo era que todo el mundo pudiera tener la oportunidad de ver a JESÚS en el idioma que pudieran entender y cerca de sus casas antes del final del año 2000. Cuando comenzamos a recibir más idiomas, nuestro enfoque cambió.

Luego del año 2000, decidimos enfocarnos en la plantación de iglesias. No nos habíamos enfocado en la plantación de iglesias y el discipulado tanto como en la misión de lograr que todas las personas del mundo pudieran ver la película JESÚS. Cuando cambiamos el enfoque para crear un fruto que perdura, nuestra perspectiva acerca de todo lo que hacemos también cambió.

ENGAGE: Tú mencionaste un par de cambios a la estrategia original. ¿En qué otras maneras ha cambiado la estrategia con el correr de los años?

BRIAN: La tecnología ha sido de mucha ayuda. Comenzamos con equipamiento de 16 milímetros y en aquél entonces sólo el carrete de film pesaba más de 8 kilos, y costaban unos $2.500 (dólares americanos) cada uno. Cuando los proyectores de video se volvieron más accesibles, pasamos a formato de cassette VHS… Entonces pudimos agregar más idiomas a los equipos. Más tarde cuando hicimos la transición de VHS a DVD, pudimos alivianar la carga. Un DVD ocupa menos espacio y podíamos incluir más ifiomas en cada equipo. La Cruzada Estudiantil continuaba mandándonos nuevos idiomas, así que finalmente pasamos a tecnología digital o a memoria flash… Así fue que pudimos comenzar a agregar tantos idiomas como quisiéramos. Entonces todo se volvió más pequeño y menos costoso, mientras que algunas cosas se volvieron más livianas y la calidad de audio aumentó.

Han habido algunas correcciones de curso que tuvimos que considerar durante los años. Cuando nos encontramos rumbo a países donde el liderazgo o la democracia habían cambiado, donde quizás había asumido el control algún dictador, tuvimos que cambiar la manera en que hacíamos las cosas en esos países.

ImageRecientemente, un par de países han pasado leyes anticonversión. En vez de poder exhibir la película en espacios abiertos, públicamente, y de poder guiar a las personas a Cristo en público, nosotros tuvimos que hacer todo eso en espacios cerrados. Algunas de estas leyes incluso dicen que uno no puede realizar ministerio cristiano fuera de las paredes de una iglesia—ése ha sido el caso en un par de países. Nos encontramos ajustándonos al clima político de un país o a lo que su liderazgo dicta como nuevo clima, o a las religiones de ciertos países donde se resisten al compartir de Jesús en la manera que nosotros lo hacemos. Así que hemos tenido que ajustarnos y expandir nuestro ministerio en una manera diferente de tanto en tanto.

ENGAGE: En forma adicional a la denominación nazarena y al CRU (anteriormente conocido como Cruzada Estudiantil para Cristo), la APJ se ha asociado con muchas otras organizaciones y ministerios. ¿Podrías nombrar algunas de esas asociaciones, así como cuál es la clave para trabajar con tantos asociados y poder tener un ministerio efectivo?

BRIAN: La clave es siempre una victoria triple. Siempre debe ser una victora para nosotros, la APJ; debe ser una victoria para la organización asociada, de modo que debemos ayudarlos a tener éxito en su misión y objetivos; y debe ser una victoria para el área. Siempre queremos que el resultado, lo que ocurre a nivel local, sea una victoria para esas personas. Así que nosotros no nos presentamos e intentamos decirles cómo hacer lo que hacen. Por el contrario, nos acercamos a ellos y les preguntamos, “¿Qué podrían necesitar ahora? ¿Cómo podemos hacer que las cosas sean mejores para que puedan alcanzar a sus vecinos — quizás vecinos que han vivido junto a ustedes durante 2 mil años? ¿Cómo podemos ayudarlos a alcanzar a esos vecinos con el evangelio de Jesucristo?”

Imagee3 Partners (la "Asociación e3", en español) puso el EvangeCubo y la Evangebola en nuestras manos. Éstas son herramientas evangelísticas pero también son herramientas de discipulado, así que recibimos una bola que podíamos lanzar al campo antes de la exhibición de la Película JESÚS para atraer a los niños. Los niños salían y se ponían a jugar al fútbol... y luego los reuníamos y les decíamos, “¿Alguna vez han visto una pelota como ésta?” [Ellos decían] “No. No sé que significan esos colores”. “Bueno, ¡entonces permítanme que les explique!” Y así los guiábamos a través del plan de salvación. A veces utilizábamos el EvangeCubo para ello, y luego los invitábamos a ver una película en su idioma acerca de lo que les habíamos explicado con las herramientas. Luego ellos invitaban a sus amigos y a sus familias para que vinieran a ver la película con ellos esa noche. Luego de la película, utilizábamos esas mismas herramientas para discipular a la gente.

Desde entonces, Faith Comes by Hearing ("La fe viene por el oír", en español) nos ha dado Audio Biblias y la Casa de Publicaciones Wesleyana nos ha permitido utilizar sus imágenes de historias bíblicas, las cuales hemos utilizado para crear un manto de historias bíblicas. Muchas otras herramientas han sido creadas gracias a asociaciones — debido a que decidimos trabajar juntos. Y adivinen qué: descubrimos que si trabajamos juntos, nosotros podemos lograr más que trabajando en forma separada.

ENGAGE:  La APJ ha existido durante mucho tiempo como ministerio de extensión de la Iglesia del Nazareno. ¿Cómo sientes que esta relación ha cambiado o impactado a la denominación globalmente?

ImageBRIAN: Globalmente fue como poner propulsores de cohete a nuestro movimiento misionero. No podemos reclamar o rastrear mucho del crecimiento debido a que lo que hacemos en evangelismo también lo hacemos en compasión, educación, y en otras maneras—a través del ministerio para jóvenes y escuela dominical. Así que cuando insertamos equipos de la Película JESÚS en lo que ya estábamos haciendo, esto le dio a las personas locales de diferentes países la capacidad de impactar una aldea local más rápidamente. Ellos podían presentarse, preparar el equipo y en tres horas cosechar lo que el Espíritu Santo había preparado.

Existe una historia que me gustaría compartir contigo. Surge de uno de nuestros líderes en Ecuador. Él dijo que cuando nosotros hacíamos evangelismo de la manera usual, ellos ganaban una o dos personas por iglesia cada año, y que era como pescar con una caña. Cuando agregamos el concepto de “cada uno gana uno”, para que cada persona ganara una persona cada año, cada pastor capacitara a un pastor cada año, y cada iglesia diera inicio a una nueva iglesia cada año, él dijo que era como pescar con una red—podíamos juntar a más personas porque había más personas e iglesias movilizándose en forma organizada. Su visión era la de llegar a la persona que tuvieran más cerca y compartir acerca de Jesús con ella. Cuando agregamos la APJ a la ecuación, él dijo que era como pescar con dinamita. Cuando uno pesca con dinamita, se lanza la dinamita a la laguna o al río y ésta hace que todos los peces salgan a la superficie, así que uno sólo debe recogerlos. Así que él dijo que exponencialmente, la APJ les dio la capacidad de expandir lo que hacen y cómo lo hacen.

Para más información acerca de asistir a la Celebración del 20o Aniversario de la APJ, contáctese con Patty Montague, o para información adicional acerca del ministerio, visite JFHP.org, o 001 913-663-5700.

*Se ha omitido el apellido por motivos de seguridad.

-- Traducido por Ed Brussa