¿Qué tienes en tus manos?

Rebecca Moisio
Monday, October 3, 2016
ImageEl fin de semana pasado me encontraba en una conferencia de Trabajo y Testimonio en Columbus, Ohio (Estados Unidos). Allí recibí un brazalete. El mismo dice: "¿Qué tienes en tus manos? Pasión y Propósito, Éxodo 4:2." Se refiere a Moisés. Dios le preguntó a Moisés qué tenía él en sus manos. Él tenía una vara--una vara de pastor. Con esta vara, Moisés pastoreó una nación entera fuera de su captividad y hacia su libertad. Esto es algo grande y muy importante para sostener en tus manos.
 
El hombre que me dio el brazalete es un misionero. Él tiene mucho en sus manos. Él es piloto, tiene una gran capacitación médica, años de experiencia de trabajo con autoridades policiales, y además dirige el departamento de comunicaciones de toda la región Asia-Pacífico. Tiene aun más cosas en sus manos, pero no puedo recordar todas. Es muchísimo. Él es uno de esos misioneros-superhéroes. Su esposa también lo es. Y seguramente ellos son las únicas personas que lo niegan.
 
¿Y yo? En estos momentos limpio inodoros. ¿Qué es lo que tengo en mis manos? Un trapeador, un pañuelo de limpieza y un asqueroso cepillo de inodoros.
 
Yo también soy misionera, pero no soy una misionera-superhéroe. Soy una novata, con poca experiencia en mi historial. Yo sólo me dedico a los medios y en este momento ni siquiera me encuentro en el campo misionero. Actualmente trabajo como conserje. Pero de todas maneras soy misionera. De todas maneras tengo cosas en mis manos. Dios y yo hemos estado viajando en este camino de descubrimiento acerca de lo que significa ser misioneros. Lo digo porque, honestamente, no creo que uno deba cruzar los ocános para ser misionero. Y sé que mi misionero-superhéroe sería el primero en insistir en que él no es más importante que la persona laica promedio.
 
Mis mejores historias misioneras no toman lugar en las Filipinas ni en Nairobi. Jamás me he parado ante una gran multitud para presentar un sermón transformador. Jamás he plantado una iglesia. Mis mejores historias ocurrieron aquí, en los Estados Unidos, mientras que trabajo con un trapeador en mis manos. Son los momentos en que Dios susurra, "ama a esta persona; ellos necesitan oír acerca de mí." Y yo simplemente hago eso.
 
El ser conserje no es glamoroso. Tampoco es fácil. Es estresante y desagradable, y trabajo con muchas personas que no son alegres ni deslumbrantes. Trabajo con personas quebrantadas. Trabajo con personas que están cansadas del mundo y están listas para hacerse trizas unos a otros en cualquier momento. Esto es a lo que llamo misión práctica.
 
ImageYo cepillo inodoros. Hablo con la gente. Escucho lo que dicen. Sonrío, soy amable y respetuoso. Hago sonar mi música de adoración y canto. Y permito que Jesús me use para traer vida y paz a un lugar de trabajo que es desagradable y estresante. Ellos saben quién soy. Ellos saben que soy cristiana. Un hombre del trabajo siempre dice cosas como, "Tú nunca te preocupas demasiado, ¿verdad?" y yo le digo "No; confío en Jesús. No tengo por qué preocuparme" y luego de eso discutimos acerca de misiones y la vida, y yo me pregunto con qué se estará enfrentando que lo lleva a hacerme esas preguntas.
 
El alcanzarnos unos a otros no es opcional. Dios no dijo, "vayan a hacer discípulos, pero sólo si ustedes son pastores." El segundo más grande mandamiento es el de amar al prójimo como a uno mismo. ¡Éste es el segundo más grande mandamiento! Esto es bastante importante. Es algo que todos debemos obedecer, no sólo quienes cargamos con el título de "misionero" o "pastor."
 
Tú tienes algo en tus manos. Quizás no sea glamoroso. Quizás no sea en una nación lejana. Quizás sea estresante y difícil de enfrentar, pero es lo que tienes y puedes utilizarlo para edificar el reino de Dios. Tú puedes utilizarlo para amar a la gente. Y, con toda honestidad, el ultilizar lo que Dios nos ha dado no es opcional, sino que es lo que se espera de nosotros.
 
Así que dime: ¿Qué tienes en tus manos?
 
-- Rebecca Moisio recientemente regresó de seis meses como miembro del equipo de comunicaciones del Cuerpo de Misioneros Nazarenos para la Región Asia-Pacífico. Actualmente, ella está recaudando fondos para su próxima asignación en producción de video y comunicaciones con la Región Eurasia, a través del Cuerpo de Misioneros. Ella se graduó de la universidad nazarena Olivet y tiene un título en Comunicación en Masa, con enfoque en producción de TV/Video.
 
-- Traducido por Ed Brussa